Venta a granel. Genéricos y especializados.

0 comentarios

Las tiendas de alimentación ecológica online proliferan e incluso se reinventan –un poquito más si cabe– para adaptarse a las circunstancias de los clientes. Por lo tanto, quienes no tienen tiempo para ir a comprar o si esta tarea les resulta tediosa, se topan con decenas de empresas interesadas en llevarles la compra a casa. Así, lo hacen online y al día siguiente –o dos a lo sumo– ya tienen al repartidor a la puerta de casa abrazando una tentadora caja surtida de fruta y verdura.

Pero ¿cómo destacar entre tantas?

Sin embargo, no es tan fácil como parece pues la competencia es feroz. El tirón de estos negocios ha supuesto que afloren un gran número de ellos. De hecho, si tecleamos las palabras clave para este sector en Google o en el buscador que se nos antoje (como Ecosia), advertiremos que acuden en tropel infinidad de negocios dispuestos a abastecernos de rica fruta y verdura sin movernos de casa.

Entonces la pregunta es obvia: ¿cómo destacar?, ¿cómo convencer al cliente para que nos elija a nosotros y no al vecino de la página de búsquedas? Es aquí donde entran en escena métodos como el inbound marketing o marketing de atracción.

A pesar de que esta técnica lleva años entre nosotros, muchos todavía desconocen en qué consisten y no están nada familiarizados con este concepto. Desafortunadamente muchas empresas creen erróneamente que cualquier comercio online va camino al estrellato dado el boom que está experimentando el sector. Sin embargo, muchos se quedan mano sobre mano aguardando el feliz momento en que un interesado trasponga el umbral 2.0 de su negocio. De esta manera, estos ilusionados ecommerce se quedan compuestos y sin clientes y a los pocos meses echan el cierre. Parece que nadie les explicó que para pescar clientes en internet hay que implantar técnicas como el inbound marketing.

Este concepto parte de la premisa de que el consumidor y/o cliente llega al producto o servicio gracias básicamente a unos contenidos de calidad que despiertan su interés. Podemos considerarlo como un rastro de migas de pan que conduce a la clientela directamente hasta nuestro negocio donde allí diligentemente les atendemos con las respuestas y contenido que anda buscando. 

Una de las mayores bazas de esta técnica es que no supone matar moscas a cañonazos (como las llamadas indiscriminadas por teléfono o los anuncios en periódicos), sino que permite segmentar y atraer concretamente a los usuarios que nos interesan. 

En definitiva, el inbound marketing nos permite sacar tajada del acercamiento de personas cualificadas e interesadas en nuestro contenido.

A grandes rasgos, esta técnica se divide en las siguientes fases:

  1. Creación de contenido. Evaluamos nuestro mercado, los intereses de los clientes, las palabras clave de nuestro sector y bien surtidos de información nos ponemos a la tarea de elaborar contenido capaz de seducir a esa remolona audiencia. Podemos hacerlo con vídeos, artículos en blogs, ebooks… Por supuesto, el criterio de la utilidad para el usuario prima y no podemos perderlo de vista. Si somos capaces de ofrecer información veraz, de resolver dudas, y ayudar a nuestra potencial clientela, tendremos el cielo de los leads (oportunidades de venta) ganado.  De este modo, es básico que nos forjemos una reputación como autoridad en la materia y que lo que contemos lo hagamos de tal manera que nos quieran seguir, descargar nuestros vídeos, artículos o lo que quiera que hayamos preparado para ellos.
     
  2. Optimización. No vale lanzarlo tal cual, pues debemos pulirlo desde un punto de vista SEO para que Google lo indexe y lo posicione de manera destacable.
     
  3. Promocionar. Nos podemos valer de las diferentes redes sociales para publicar ese contenido y alcanzar una mayor difusión. En estos espacios debemos ser especialmente cuidadosos con el lenguaje y procurar ofrecer una tono atractivo y creativo.
     
  4. Convertir. Todo ese esfuerzo no puede quedarse en un mero incremento de tráfico. Lo cierto es que debe retornar de alguna manera ya sea con nuevas suscripciones a la newsletter, a las promociones que lanzamos o a las compras de productos que presentamos en nuestros contenidos. 
     
  5. En cualquier campaña de inbound marketing que se precie la paciencia es una virtud. Es un error pensar que en un par de meses nos lloverá la clientela y que nuestra tienda online se atestará de clientes deseosos de comprar nuestros productos. No, más vale que desterremos esta idea, pues este tipo de marketing ofrece excelentes resultados pero es preciso el rodaje de varios meses para que empecemos a apreciar un repunte en las ventas y un creciente interés por nuestro negocio. Resulta indudable que si lo hacemos bien, no tardaremos en apreciar estos resultados. 

 

Fidelizar al cliente

Obviamente una vez que contamos con la confianza del cliente no podemos traicionarla. Es decir, debemos esmerarnos por ofrecer el mejor producto, una excelente atención y un cuidado exquisito en esa relación que hemos entablado y que queremos como –en un buen matrimonio– que sea una felicidad duradera.
En suma, debemos cuidar el trato, el packaging, las promociones… Todo suma, pero también resta si cometemos un desliz que no se perdona en un sector tan reñido como la venta online.

 

La compra online de productos frescos todavía genera desconfianza

Aunque es cierto que los españoles todavía somos reacios a comprar de forma electrónica cuando se trata de alimentos frescos. En este sentido, según una encuesta de Ofertia.com, las tiendas físicas siguen liderando la compra de productos de alimentación. Concretamente, un 87,8 % de los encuestados reconoce no realizar la compra de productos frescos de forma online.

Uno de los motivos principales de este recelo es la imposibilidad de examinar el producto. No obstante, los ecommerce son los principales interesados en satisfacer al consumidor y alentarte, de esta manera, a que vuelva a repetir la experiencia e incluso que la recomienda a terceros. Su propia supervivencia empresarial le obliga a mantenerse vigilante y ofrecer la máxima calidad a sus clientes. En caso de que algo falle, debe ser capaz de responder con posibles cambios, descuentos u obsequios que resarzan al usuario.

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio y ofrecer contenidos de su preferencia.
Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso y que acepta nuestra política de cookies.